viernes, 30 de mayo de 2008

PIN, PAN, PUN, FUEGO


Pin, pan, pun, fuego


Desmembrando sobre tus teclas
La álgida mirada se oblicua
A los carámbanos de tu existencia.

Subyace lo compartido en deuda
Y antes que los glaciares
El agua de la lluvia besa.

Que plausible excito los sentidos
Desbordando las caricias y el tacto
En las pléyades cósmicas del éter.

Dejando a la piel oxidada
Y marcada de arrugas
Con la envoltura del aire.

La boca se enmaraña
En la espesura de los besos
Se colma de ilusión y desventura
En el elíxir de los sueños.

El gusto agridulce se empasta
En la dulzura de tus pechos
Y a la mezcolanza de tu entraña.

Bucólica de prados verdes
Son las centellas de tus cuencas
Parajes que en el mar exila.

Al atardecer profundo,
Cuando iracundo,
El sol se ahoga en el ocaso.

Deslumbra tu imagen fatua
Si la Luna besa tu ventana,
Y te mece y te canta.

Crisoles de luz de luna
Que anegan tú triste alma,
Canción de cuna.

Que te canta como a una nana
Mientras se te adormece el alma,
En los pliegues de la cama.

Palidece tu hermosura,
Cuando el agua se lleva la tintura
Dejando a la piel desnuda.

Se disuelven las caretas,
Los maquillajes carmín violeta,
Y el negro que te perfila.

Es entonces sin embargo
Cuando te noto más pura,
Más criatura más humana,
Y más honesta.

Solo la noche lo sabe
Y el gran espíritu que guarda el cielo,
Como tu vientre de fuego,
Se hace a la mañana hielo.


1 comentario:

  1. La boca se enmaraña
    En la espesura de los besos
    Se colma de ilusión y desventura
    En el elíxir de los sueños.

    Qué bonitos estos versos con rima, Julio.

    ResponderEliminar