sábado, 3 de diciembre de 2016


Vi deslumbrar unos ojos de espuma,
sentí una dentellada bucólica y caliente,
laureé su alma peregrina,
roce el paradigma del absurdo
y una voz de cuchillo me decía,
deja ya de desearme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada