jueves, 24 de abril de 2008

CAE TIBIA LA NOCHE



CAE TIBIA LA NOCHE

Acaramelada y de suaves
Tonos merengues
Cae tibia la noche.

Y en su titilante azabache
La luna me lastra,
Tira de mi sedal de enamorado
Y me deja atrapado entre sus gajos.

Con un brillo metálico y zalamero
Su hilo inconsútil me arrastra
Como a un pescado,
A la musa de mí te quiero.

Con un fugaz pensamiento etéreo
Diviso la fragancia de sus labios
Las voluptuosidades de su pleno.

Se puede labrar
En su cuerpo de nata el anhelo,
Se puede ser niño de nuevo
Por un canalillo lácteo
De timbres limoneros.

Amamantar sus rosas quisiera,
Bañarme entre sus lagos verdes
Y acunarme en sus franelas.

Descorchar el mar
Metido en una botella,
Y encumbrar el monte Venus
Y las atalayas de tus fronteras.

La brisa de la noche se hará terciopelo
Enredado en los bucles de tu pelo,
Me subyuga esta noche
De luna de porcelana.

Qué pena
Que solo sea una fantasía traicionera,
Un hechizo de luna
De una noche moruna
Que embauco a un loco poeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario