martes, 22 de abril de 2008

Como el agua de la vida


Como el agua de la vida


La lluvia como la vida
Viene del cielo,
La trae la borrasca y la tormenta
Empujada por el viento.

Efluvios de un sol efervescente
Que del mar extrajo
El rico elemento.

Caudal que al agua guía
Y se la lleva la corriente
Y es algo sorprendente
Verla como avanza.

Si va lenta y sosegada
Va regando y floreciendo
Sustentando a las semillas
Que nos sirven de alimento.

Saciando la sed de los sedientos
Esponjando la tierra agrietada
Y endulzando el agreste del abismo.

Anegando la árida sequedad
Fecundando el encintado de la tierra,
Flujo y savia que despierta
La raíz el brote y la semilla.

Así debe de ser tu vida
¡Mi pequeña!
Como esa agua de la vida,
Que aflora pausada y tranquila.

Baja alegre y cristalina
De los arroyos de montaña,
Como en nuestra infancia,
Y se muestra placida.

Señoreando por los valles,
Contoneándose en la rivera
Embrujándose en los meandros,
Como tu juventud a la mitad del camino.

Nunca seas torrentera
Nunca bajes a toda prisa
Sigue tu cauce de agua cristalina,
Aprende de los altos del camino
De las hoces y las gargantas.

Y hazte savia antes que el azul intenso
Ásale tu dulce agua.
Que algún día serás mar,
Porque el mar te aguarda.

Pero recuerda que también un día
El hirviente sol te hará pájaro
Te hará nube y te hará agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario