domingo, 8 de junio de 2008

HACIENDO CUENTAS


HACIENDO CUENTAS

Fugaz y fantasmal se desdibuja en mí,
la imagen idealizada que encumbro mi memoria,
perece del pedestal donde mi corazón lo alzo,
y cae por el peso de su coraza.

Ídolo indolente de piedra, mármol y alabastros,
con los pies huecos de barro,
que se quiebran estrepitosos
entre murmullos y vociferando haciéndose cascos.

Noches de cristales rotos,
se fracturan en el aire veladuras de satén,
la magia concluyo el encanto, y el hechizo se deshizo,
en una nube de polvo harapiento y desgarbado
liberando el paisaje.

La montaña se harina, se desquebraja,
dejando ver el valle.
se descorren las tinieblas de los anhelos,
se mira en la caja de caudales lo que hay dentro,
se elimina lo superficial, lo pretendido, lo incauto, lo neutro,
y te quedas lo sustancioso y lo bello.

No hay nada en la nada, solo moléculas y átomos de aire,
sueños de imposible desarrollo, imágenes ficticias de un ser inexistente, creado en la liturgia del ego.

Y llamo a mis animales, y vienen a socorrerme mi camello mi león y mi águila.
Cruzare de nuevo el desierto de las banalidades, me enfundare con el arrojo del león, y volare camino de la cumbre, donde pueda transformarme en un niño.
ser de nuevo el alfa de un hombre……..

Obcecado en una ilusión perentoria,
la imaginación fue forjando en la memoria las virtudes de una diosa.
La criatura deliciosa que se encumbra a una rosa,
tierna dulce cariñosa, de exuberante fragancia y de sin igual belleza.

Y una vez aplanado el castillo de naipes,
te das cuenta que nada tiene solvencia,
no hay raíz ni pilares, ni tan siquiera andamiajes que lo sostengan.
Es todo efervescencia, pompas de jabón,
solo palabras sueltas, hilvanes de puntadas pequeñas,
cogidos de aquí y allá ensartados de reflejos lunares,
de lluvias y lagrimas y soles, que no calientan a nadie.

Te amare, en la letanía de mi memoria, y fingiré que fuiste
un sueño perdido de una noche tormentosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario