domingo, 3 de agosto de 2008

UNA ALONDRA ARGENTINA


Una alondra Argentina


Alondra del río del Plata,
De mar y cielo
De brisa y aire.

Tu dulce vuelo
De sal y espuma
De agua y canto.

Trae un eco de charango y tango
Acento porteño
Y olor a mate.

Amazona de tibio viento,
Envías un cántico
De amor del alma.

Baladas de Buenos Aires
Pluma en el viento
Blanco lamento
De azul ceniza.


Verdes destellos
Hay en tu aroma
Que salen a fuera.


Por esas gemas
Ojos de fuego
Verde violeta.


Cabellos de rubio pelo
Cubriendo a las cenizas
Que al dulzor del vuelo
El sol abraza.


Del tronco que tú anidas
Salieron tres verdes ranas
Y de las ramas ramitas.

La sombra que puebla tu cielo
Y donde tú te cobijas
La verde grana te habita.


De cuando en cuando
Si el aire agita
Golpea mi ventana.


Y te veo,
Alondra viva,
Como acicalas tus alas pardas.


Como las elevas
Al pulido cielo de añiles gualdas,
Cantos mudos del ser
Crisálida de la esperanza,
En melodías que tu canto calla.


Copos blancos de nieve
Granizos convertidos en lagrima
Llamas acrisoladas,
Que tu corazón encalla.

Junto a mí cabalgan
En nocturnos vuelos
Hacia la luz sublime del alba.


Alondra del río del Plata
Agárrate fuerte a mí,
Que quiero surcar el viento.


Y el ancho cielo,
De azul cobalto
Y fundirme con tu canto.


En la inmensidad del infinito
Nacer como una estrella
Alúmbrate el alma.


Alondra de la noche
Tu alma jilguera
Revolotea por mis campos
Aunque no sea primavera.

1 comentario:

  1. Tus versos sabor a alondra mágica me han transportado al anhelo plata de ese río que tan lejos queda de mi ciudad, han despertado mi deseo insaciable de viajar por aromas a mate, de explorar universos tangueros, de absorber ese maravilloso espíritu porteño...

    Un placer saborearte, poeta, aunque sea desde aquí, desde el otro lado del gran charco espumoso

    Un beso

    ResponderEliminar