jueves, 21 de enero de 2010

Flagelo


Flagelo

Quiero someterme al aire
y al quebranto del eco
de tus labios mordientes
acariciando quiebros.

Que el viento me lleve,
a tus bordes sedientos
y en el umbral de la boca
se humedezca mi beso.

Resonando mí nombre,
en tu corazón inmenso
se filtre a tu oído
mi melodía en verso.

Que las palabras desnudas
aterciopelen tu cuerpo
y horadando tus senos
se almizclen lactantes.

Se propaguen las almas
en las liturgias del aire
y en el sentir de la esencia
se desborden sus mares.

Por los recodos de tu textura
piadosa enhebre mi romanza
y en el cabildo de tu fragua
se acere mi plegaria.

Atravesando esos luceros
anclados bajo tus pestañas
el pipermín altera
el fondo de mis entrañas.

La mixtura de la menta
a mi corazón encana
y a mi alma tarambana
sus iris verdes fermenta

Porque eres cielo
un copo de aire bresco
con sabor a sueño
que a mi alma alimenta.

Los redondeles de tu cuerpo
enervan los sentidos
que a los sones de suspiros
enmudecen la paz del alma.


De un cuerpo que me batalla
sin haberme sorprendido
arrastran conmigo las cadenas
de la ausencia que me atrapa.


Pues no te siento sirena
y tu luna no me aclara
si no más bien me espinas
y a mi cuerpo taladras.

Vistiendo a mi cuerpo
de cuero negro
me hago masoquista
de mi tormento.

1 comentario:

  1. Este poema te ata al amor que no responde a tus amores, tus sueños y esperanzas no claudican, triunfara tú, sobre su ojos que te atormentan llenándote de luz, precioso poema mi querido amigo Julio.

    Besos

    ResponderEliminar