jueves, 20 de diciembre de 2007

SIN NADA QUE HACER ME PUSE A ESCRIBIR


SIN NADA QUE HACER ME PUSE A ESCRIBIR

En estas noches postreras del año, el frio glacial acompaña al espíritu navideño, ya más comercial que añojo, aun así, sigue engalanando las calles de luz y de color.
Quizás para disponernos a enterrar lo malo y pasajero, y esperanzarnos en lo nuevo y bueno por venir.

Hay que celebrar el cumpleaños del niño Dios, con alegría y lisonja; una pequeña ironía que para Abril o Marzo como cada año le escupiremos y clavaremos de nuevo en el madero.
Cosa de dioses, o mejor dicho cosa de los hombres, el eterno retorno, el hombre dios como faraón, Osiris resucitado en las aguas de la vida por la hacedora Isis.
Dios de la resurrección y juez funerario de las almas.

Miro por mi ventana, y las torres de las iglesias están iluminadas.
En el ocaso unas líneas de puntos luminosos
fulguran a los lejos del horizonte negro.
Son los pueblos olivareros de estos cerros aceiteros.

Casi milagrosa, la luna se deja ver a través de las nubes vaporosas, fraguándose en su luminiscencia acuosas la amenaza de un manto inmaculado de polvo blanco estrellado.

Al calor de un calefactor de aire con un suave ruido monótono, y a la vista de este papel electrónico.
Después de hojear , tu ventana abierta, y escuchar el dabada …. Que me desconcierta, me dispongo a escribirte, a pensarte, a beber un traguito de tu mar.

De esa agua salada, que reponga el jugo postrero de mi lagrima.
Y nadar por ese tu liquido elemento, a ver si de una vez por todas consigo que flote mi cuerpo, y arribar a una playa donde este desnudo tu cuerpo, que seré como la sal, o el rayo de sol que te ilumina, o como el viento que te acoge o el aire que te respire, me meteré en tu adentro y en mi medida te daré mi vida, siendo sal, luz, aire, viento y vida.

1 comentario:

  1. es simplemente hermoso!
    me encanto.... no recuerdo como fue que llegue hasta aquí...

    ResponderEliminar