viernes, 7 de marzo de 2008

UN SUEÑO PARA TARTESSOS


Un sueño para Tartessos


Enarbolando mis velas,
Busco la brisa del viento
Que me arrumbe sereno
Al océano de tu adentro.

Y allí encontrarte sirena,
Buceando con migo
Por el mar del ensueño,
En nuestras almas serenas.

Abrazando los roles
De varón y hembra,
Enlazarme contigo
Como el ron a la canela.

Generosa mujer
De ojos cálidos de menta,
Tu mirada intrigante
En mis ojos pardos se amiela.

Y el influjo de tus ojos
En mi corazón se aseda,
Sintiendo las codicias de las almas
Como en las cortas distancias se anhelan.

Dialogo sin palabras,
Asaltantes de fronteras,
Que imanta el apetito del amor
Irrumpiendo en los labios se quedan.

Mis bordes, tus orillas,
Mi lengua, tu seno,
Las bocas se enredan,
En deseos, sensaciones,
Pensamientos y emociones,
En las ganas de tenernos,
Poseernos,
Que el instante se haga uno.

Nos sodomiza la lujuria,
La pasión y el embrujo de amarnos
Embriagando nuestros seres
Con el perfume de los cuerpos.

El latido se aligera
Y las caricias de las manos
Dibujan sobre tus pechos erectos
Las rosas que amamantan,
Tú femenina esencia.

Los lances de tu cuerpo y mi cuerpo,
La piel que va hidratando el deseo,
Los músculos que rígidos se narcotizan
En el alma y en tu adentro.

Los sexos que se encajan
El aire que misita lamentos,
Los gestos, que afinan el conocimiento
Y el placer y el éxtasis
Que drogan nuestros sueños.

La fragancia de este momento
Que sin tu saberlo
Mientras yo escribo
Te subyuga en el anhelo,
Las llamas que consumen mi existencia.

Este mar de verde musgo
Este aire que me incinera
Donde arriba mi barca
Buscando tu puerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario