martes, 19 de febrero de 2008

Tendencias


Tendencias

Ay amor,
Que a deshoras de la noche
Te siento acurrucada
A merced del ensueño.

Ay lamento,
Presentir el vaivén
Del badajeé del sueño,
Y no ser tu barca,
Y no estar en tu proa,
Ni empuñar tu remo.

Ay tormento,
Que me quedo solo
En las fauces del viento,
Y no puedo ondular
El peregrinar de tu miedo.

Ay sentimiento,
Como abrazar la piel
De blanco y canela,
Y sumergirme por el talle de tu cuerpo.

Ay melodía,
Como me embriaga tu sinfonía,
Ay alma mía,
Como perfuma su cercanía.

Ay ansiedad,
Que mal te encuentras
Si ella se va.

Ay sufrimiento,
Te bebo entero
En la praxis del tiempo.

Hay candela para mi vida,
Y musa para mi poema,
Una piel de nácar para mi pluma,
Y unos ojos verdes que me encadenan.

Ay amor,
Que deshoras me enmaraño
Con los sueños del unicornio.

Se mi espiga y mi armadura
Que yo seré el fermento de tu alma
El maná de todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario