jueves, 12 de junio de 2008

SINUOSA NOCHE


Sinuosa noche

Abatida la tarde
Se glorifica el cielo
De turgentes granates
Adamascando el crepúsculo
Al ocaso de la estrella.
Las tinieblas van enlutando
La luz mortecina
Que el poniente se bebe en el horizonte.
Las sombras caminan errantes
Envueltos entre retazos zainos
Fundiéndose a la placida noche,
Que va tejiendo su estrellado manto.
La viajera y láctea luna, galantea,
Queriéndose hacerse llena,
Se pasea,
Con más de medio cuerpo
En un arrogante creciente.
Una suave brisa, alivia,
Las tibias horas que alargan la primavera
Y esperan impacientes el verano.
Y aquí ando,
Sumergido en esta noche moruna,
Flameando pensamientos,
Fascinado por los rayos dorados de luna,
Y en mi silencio compungido
Aireando sentimientos.
Pinceladas que el alma retoca
De pasteles coloridos,
Cuando el corazón mal herido
Fusiono el color en blanco y negro.

2 comentarios:

  1. La luna se presta, como pocas cosas, a anestesiar los corazones malheridos.

    Precioso poema

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Siempre aparece alguna noche sinuosa, alguna noche oscura del alma incluso, pero el " ocaso de la estrella.
    Las tinieblas enlutando
    La luz mortecina
    Que el poniente se bebe en el horizonte.
    Las sombras", no puede durar un año entero.
    Tiene que llegar el día.

    Un beso.

    ResponderEliminar