lunes, 28 de febrero de 2011

Una historia


Una historia

La bóveda celeste ampara
una noche serena y clara
las estrellas resplandecen
de satén carburo fuego
embriagando a la noche
en un ágape de terciopelo.

La luna se engalana
tras los cirros tenebrosos
añorando a un sol
que por ella desfallece.

Radiante y vestida de gala,
embauca a un mar en porcelana,
coloreando a sus barbas en plata.

Las salinas aguas se vidrian
de sueños estelares
y las espumas del mar
se preñan de rayos lunares.

Las olas
en su vaivén me cantan
rumores de amores,
y en el salitre viene
redobles de corazones.

El viento aflauta
los silbos y las pasiones,
melodías que labran
las partituras del alma.

La gaviota revuela
por las marismas al alba,
enhebrando cabriolas,
quebrantos y zambras.

En el corazón
de la ave solitaria
se canta,
justicias sin credo,
besos de bromuro y fuego,
quejidos, lamentos,
de tímido vuelo.

El azul del cielo
herbola la plegaria
y en dulce eco
a mis arcos alcanzan.

La luz de unos ojos,
Los labios frondosos,
de carne que abrasa,
ruega y aman.

Sibilinamente callan,
envueltos de cenizas,
de las ascuas mundanas,
teñidas de verde,
de verde esperanza.

Las granas de un beso
transitan la aurora.
mis labios sedientos,
se mueren de ganas.

El sol renacido
ilumina la alborada,
la luna de cuero
se diluye al alba.

Mi historia termina
con los labios secos
las manos desnudas,
y una daga en el pecho.

2 comentarios:

  1. Ánimo mi querido amigo, no vacíes tus manos ni seques tus labios, la vida es hermosa cuando se tiene dentro todo lo que tú llevas, un interior muy especial. Te quiero mi viejo lobo luchador, no dejes de ser como eres.Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ánimo mi querido amigo, no abandones el entusiasmo, no vacíes tus manos ni seques tus labios, tú siempre estrás lleno con el interior que posees, te quiero amigo cuida de ti y no cambies nunca.

    ResponderEliminar