sábado, 9 de noviembre de 2013

DIALOGO INTIMO


DIALOGO ÍNTIMO


Se balancea el tiempo
en un columpio infatigable,
apresando en cada pulso
al día y la tarde,

En estas horas mortecinas
el sol se quiebra de rojo llanto
y mancilla al añil enfurruñado.


La luz empecinada
envuelta en sombras,
agoniza en su bagaje
atragantada por un cielo
calidoscópico y cobalto.


La noche templada en sangre se trenza,
tejiendo un zaino velo,
como una mantilla española
de corales de luna y alfileres de estrella.


Los brillos glaciares
despuntan en la noche trémula,
se hacen más ligeros y blancos,
más sedosos y lácteos.

Y redondos como un queso
Selene vidria sus pechos,
y Bruna lechosa se hace la noche,
acolchando las esperanzas y credos.



Caliza anida el alma
en lo sedante del cuerpo,
blanquea en su hermosura,
reflexionando en su horizonte y su alba.


Son las horas de la desvestida
quitándose los harapos
desmaquillando la piel
despojando los oropeles del cuerpo.


Es un dialogo sincero
entre tu yo y tu ego,
confrontando el corazón y el intelecto,
puede que se pongan de acuerdo.


Lástima que este dialogo
sea vencido por el sueño
porque después del ensueño,
se tiene solo la sensación,
y poco del recuerdo.


Sosegada la madrugada,
nace apuntalando al alba
los primeros rayos del día
y con ellos un nuevo sol que cabalga
en los trajines de la vida.


Y antes de salir de casa,
nos aseamos la cara,
nos vestimos de mascaras
y cogemos del ropero
los maquillajes del alma
los prejuicios, los temores,
para conciliar la rutina diaria.


Hasta que otro día de nostalgia,
si el corazón y la luna acompaña
nos toque otro estriptis del alma,
y demos otro bocado
a la manzana del pecado
para redimirnos en el sueño
y apaciguar la conciencia
de este mundo cruel y tacaño.


Y es que siempre estuvo vedado
comer la fruta del árbol prohibido
quizás por ello seamos
el único mono vestido.


Y mientras tanto
Dios jugando a los dados
y este grano de arena
alejándose y desperdigado
perdido en una cadena.


¿tanto cuesta encontrarse así mismo?
quizás ahí este tu universo perdido.


Sinuhe

No hay comentarios:

Publicar un comentario