miércoles, 27 de junio de 2007

A MI AMIGA EN ESTAS HORAS BAJAS


A MI AMIGA EN ESTAS HORAS BAJAS



Una mujer amante,
envuelta en duda,
se debate hoy en tinieblas,
ante la bruma.

Su alma entera,
caminando entre plegarias
se desespera.

Una llama feroz le quema el vientre,
un amor paternal y doliente,
una daga aguzada se hunde en su pecho
astilla que sangra su corazón fraterno,
amor filial de hija insatisfecho.

La cándida pena se instala en su alma
no quiere sentir la huella de la ausencia,
se exila agónico el cuerpo
se disuelve poco a poco la materia.

Pero siempre quedara lo etéreo,
la esencia del alma en vuelo,
la mirada ultima postrera,
el amor gravitando en el verbo.

La esencia del gen en tu pensamiento,
la primera ley de la energía,
nada se crea ni se destruye
solo se trasforma.

Habitara en ti la dulzura
abrazara tu alma de niña,
te dará la mejor de sus fresas
y la más amplia de su sonrisa.

Pactara con Pedro un acuerdo,
y se hará tu ángel de la guarda,
te acogerá siempre entre sus brazos
y así caminara siempre a tu lado.

No desfallezcas amiga
ni aceres tu corazón tierno,
siempre te quedara el recuerdo
siempre habrá un amor a tu lado.

2 comentarios:

  1. Siempre lo hay, aunque sea en germen, sólo hay que regarlo y brotará. Y si no se quiere amor, nos queda el manantial inagotable de la esperanza.

    Muy bello poema, tu amiga estará orgullosa de ser la protagonista de el.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si está orgullosa.
    Es bellisimo.
    Te quiero Julio.
    Gracias un beso.

    ResponderEliminar