miércoles, 26 de septiembre de 2007

EMBOZO


Embozo

Qué más dará
ser la rosa o el nardo
el pensamiento o la dalia
la amapola o la azucena.

El caso es inhalar cada mañana
las bocanadas de aire fresco,
insuflarse la luz que nos invade
encumbrarse al sol que nos calienta.

Sentirse vivo y acariciar la vida,
la esencia de las cosas
y perfumar las entrañas
embriagando el alma.

El tiempo rueda y no perdona
los días y las horas pasan
los minutos se evaporan
y el reloj segundo a segundo
se va perdiendo la arena
Y se queda desierto,
entre despojos de
carne podrida y hueso.

Fuimos fragua y fuego
y ahora somos hielo
agua disyuntiva emocional
ansiedad de trivialidades.

Yunta de un mismo yugo
que golpe a golpe, esquirla
los fragmentos de un poema
epopeya lacerante de un amor
que late en verso.

Y ahora voy dando quiebros
sin saber siquiera que soy
si es la rosa o el nardo
la amapola o el pensamiento
la azucena o la dalia.

Que más da ser quien sea
cubrirse de arlequín
disfrazarse de pantera
ponerse la cara de la risa
utilizar la careta
de la eterna tristeza.

El caso es que eres alma,
alma de mi alma
parte de mi aura,
una voz que en el silencio habla
que me inunda el cuerpo
Y en lo profundo del ser
explosiona y desgarra.

Sutil eterio y blanquecino
neuronal, oculto, cifrado
catarsis que a la vida plena acoge,
subyugando las emociones
de mi amor converso.

Agua somos agua
sutil elemento
trasparente cristalino,
sinsabor, voluble, gaseoso,
líquido y solido,
agua para el sediento,
como las gotas de la escarcha
que en tu alma se derrama.
de tu corazón de hielo.

1 comentario:

  1. Ni tan siquiera escarcha, donan los corazones de hielo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar