jueves, 11 de septiembre de 2008

SUSURROS EN EL AIRE


SUSURROS EN EL AIRE



Es una noche preciosa
de delicada armonía,
las estrellas salieron
a jugar con la luna.

Abro la ventana
y el éter lleva esencias de jazmín,
el sosiego apacigua la noche
y la paz y la calma
trae la esencia de ti.

En una estancia lejana de aquí,
Oigo susurros de melancolía,
Almas haladas y durmientes
Vuelan en los latifundios de los sueños.

Velos de tul y gasas de satén arropan
A la margarita blanca encendida,
De talle delicado
Y pétalos largos dorados
Se acobija en si misma
En el embeleso del sopor.

Notas diluidas y fugaces
Sobre campos de orquídeas
Mece la voluptuosidad del ensueño.

Fuentes encantadas
Y besos de pasión
Apagan la sed de sus labios.

Almas que irrumpen
Con la luz de las estrellas,
Y en la distancia se armonizan
Y se hacen etéreas y errantes.

Espíritus que vagan
Hoy se encuentran
sobre espacios infinitos,
seres fulminados,
en la pasión y el deseo
se aman con la codicia de Morfeo.

Reflexivos y amantes,
atropellan a las ondas de la noche
diáfanos deseos comprimidos,
se impulsan en latidos de sangre,
que anegan el corazón.

Pensamientos difuminados en las sombras,
se colorean en la noche trágica

En dulces amargos de dolor,
sensaciones fundidas
en el ocaso de los sueños,
Que nos sacian la razón.

Poesías que componen,
los versos del amado,
poesías que inundan el sentido, la razón,
es el agua que aviva y alimenta,
las semillas renacidas del amor.

La canción del enamorado,
el sufrimiento interior,
la mente que se alarga en el espacio
y entra en tu corazón,
y contempla la flor de la pasión,
son los sueños deseados,
es la vida y el amor.

Campos de trigales verdes,
menta sobre la albahaca en flor,
cielos de luz y fantasías,
montañas mares luna y sol.

Quiero gritarle al mundo
quiero regalarte una flor,
quiero contarle al aire,
quiero decirle a Dios.

Que mi alma no esta vana,
que esta colma de amor,
que explosiona en la energía,
Y así se une con Dios.

Dios no es un amante celoso,
Dios es la liberación,
de la sombra del pecado,
del poema y el amor.

Y los labios que besaron,
a una ninfa en la noche
mientras el sueño corrió.

Hoy hace una noche preciosa
y el éter huela a Jazmín
los labios me saben a menta
y el corazón bulle en mí,
algo tendrás que ver tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario