miércoles, 3 de septiembre de 2008

¿QUIEN ME PRESTA UN CORAZÓN?


¿Quién me presta un corazón?


Me levanto de la cama
Taciturno, pesaroso, horquillado,
Enhebrado entre los sueños.

Los satenes quedaron fríos
Los escarcharon los anhelos
Esbozando a los recuerdos.

¿Donde estas corazón?

Que no percibo tu tic, tac,
Donde vaga mi otra mitad
Que la siento redoblar.

¿Donde andas pendenciero?

Quizás al otro lado del mar,
En los desfiladeros de la costa,
Con la mirada perdida,
En los abismos de la mar.

O quizás te salpique
El murmullo de la fuente
De mi alma campesina y hortelana,
Que siembra, abona, riega y ama,
Esperando la cosecha.

¿Donde estas corazón?

En el arcón de los recuerdos,
O en la caja fuerte de los sueños
Esperando el santo y seña
Que te libere del acero,
Antes que la muerte guadañe
La esperanza asilvestrada
Y la ilusión se convierta en cárdena.

¿Donde andas filibustero?

En las añoranzas de la mente
En las iniquidades del ser
En el preludio de las horas,
O te balanceas insolente
En el péndulo del tiempo
que tiñen las sombras de la noche.

¿Donde estas corazón?

Te llevaron las aguas
En las crestas de las olas,
O una sílfide del aire,
Silencio tu palpitar.

Quizás te fuiste
Con las hojas del estío
Que danzan mortecinas
Entre los pétalos de las rosas
Escuchando los armonios
De una triste balada de otoño.

¿Donde estas corazón?

Que agita tu dulce sonso neo,
Que solo su eco aligera mi pesar.

Donde se mece tu agua subterránea,
¿Tan profunda es su oquedad?
Gimieron los sentimientos,
Quizás no sea agua dulce
Y contengan todas las exequias de la mar.


Pesaroso y quieto
Compungido casi enervo
Se fue en el aire diluyendo
Dibujando exotéricas estelas
Lacerantes en el espacio difuso.

La narcótica ola,
Naufrago en las entenderás,
Arrastrándolo todo
Como un maremoto.

Quien me presta un corazón,
Para ir tirando el día,
Que lo llenen de amor
Que este que tengo yo,
Lo extasiaron de mentiras.

Otro día que amanece
Otra tarde que suspira
Otra noche que muere
Otro sueño que agoniza.

Y mis huesos, pesarosos
Ya arrastran a mi cuerpo,
Y a la sombra de sus besos,
Sus mentiras, mis reproches
Sus misterios, mis recuerdos.

Quién me presta un corazón
Que llague, las albas del día,
Le de calor a mis noches
Lo embriagaré de alegría,
Lo sumiré al alma mía.


¿Quién me presta un corazón?

No hay comentarios:

Publicar un comentario