jueves, 9 de octubre de 2008

DICEN QUE LA FE NUEVE MONTAÑAS


Dicen que la fe mueve montañas.


Compungida en el dolor
y temerosa ante el abismo
lo incierto abre caminos insondables,
en la mente y en el alma.

Solo la esperanza
y la fuerza del espíritu
socaban las debilidades de la carne.

La fe en ti mismo
y las ganas de sanarse
es la mejor terapia
para aniquilar
la angustia de la sangre.

Traspasando los umbrales
de tu alma de añoranza,
se arremolino la esperanza
haciéndose torbellino
de menta y amapola,
floreció en tu ser el alborozo.

Se te miras, te sanas,
irradiando tu energía predicada
Infusión de sufrimiento y donaire.

Arcos iris despliegan tus manos
amor a raudales atesora tu cuore,
tu cuerpo frágil se encoje,
y tu energía vital
explosiona desfragmentando la queja.

Tus brazos altivos
abrazan al sol,
y la primavera
a tus pies se abre,
como una amapola
lidiando al aire.

No te preocupes mi pequeña
que te hartaras
del elixir de la vida,
juntos algún día
escanciaremos las copas
brindando en alegría
junto al canal de lo adverso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario