jueves, 2 de octubre de 2008

JONDO


Jondo

Que yergue la savia el hueso
Que insufle el quejio ilusión
Víctima del ocaso
Se ajirona el corazón.

Cárceles embarrotan sus ojos
Giraldillas de menta
Aniquilan su interior,
Verborrea que se bebe a tragos.

Borrachera indolente de pasión
Sin dejar de ser un demente,
Se embriaga en la desazón,
Indigente del amor.

Bucólica siente el alma,
Alada su trascendencia,
Y sin engalgo no es nada,
Más que una pura indulgencia.

Corazón para que te quiero
Si solo me cantas martinetes y tarantas
Al son de la fragua y el fuego
Sin palillos ni guitarras.

Cuando sonara en mi alma
Bulerías, alegrías y sevillanas,
Que estoy harto, de tanta saeta
Y la pena me atraganta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario