viernes, 30 de enero de 2009

Me dirijo al sur


Me dirijo al sur


A sorbos cortos me trago la noche,
hilvanando nenúfares y males,
con puntos cardinales
me dirijo al sur.


A puertos que abran nuevos mundos,
donde el sol destella entre los mares,
esperando la sonrisa y el beso,
de tus ojos ojivas olivares.


Pasa la noche en tinieblas
en rítmicas danzas estelares
surgiendo la madrugada
de frías noches glaciares.


Yo me dirijo al sur,
buscando tu boca y un sueño
tus manos tórridas que abriguen
mi alma gélida de invierno.


Un sol que caliente
el corazón de un poeta
unos labios que circunden
besos cíclicos espirales.


Donde se hélice el deseo
y nuestras almas inmortales,
me dirijo al sur del sur
buscando deseos perdurables.

4 comentarios:

  1. Es bueno dirigirse en pensamientos y mares, recorrer uno a uno nuestro sentir en tan cálidas letras, hermosísimo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Bellas imágenes, amigo.

    Tienes tu blog poblado de curiosidades.

    Gracias por agregarte como mi seguidor. Es una buena forma de tenerte más a mano.

    ¿No agregas tu lista para que te sigamos?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esa búsqueda de deseos perdurables latente en cada uno de nosotros...
    Precioso.
    Besos pampeanos...

    ResponderEliminar