viernes, 2 de enero de 2009

UNA HISTORIA


Una historia



La cúpula celeste ampara
una noche serena y clara
en la bóveda de ébano
las estrellas resplandecen
de satén carburo cielo
embriagando a la noche
en un capote de terciopelo.

El astro se viste de lentejuelas
añorando al sol que la desvela,
radiante y de media cola
embauca al mar que lo devora.

La salinas aguas se calcinan
de sueños estelares
y las espumas naufragan
de rayos lunares.

Las olas llenas de brisa
me cantan canciones de amores,
el viento se pausa
de bella romanza
silbidos que labran
los ecos del alma.

La alondra revuela
en las marismas gitanas
sortilegios y penas,
quebrantos y zambras.

En el corazón de la calandria
se canta, justicias sin credo,
besos de bromuro y fuego
quejidos lamentos
de tímido vuelo.

El azul del cielo
recoge la plegaria
y en dulce eco
a mis arcos alcanzan,
la luz de unos ojos
la carne que abrasa
los labios frondosos
que ruegan y aman,
sibilinamente callan
envueltos de cenizas,
rescoldos del alma
teñidos de verde
de verde esperanza.

2 comentarios:

  1. Verde esperanza, bella y dulce
    cuando cuaja libre… desplegando
    su canto y adormece la furia y la pena.

    Bello poema Julio.

    ResponderEliminar
  2. Agua clara para mi fuente
    Roció de la noche flor y esperanza
    Flameando va la balsa con sus escudos
    Llegara agua a mi puerto ebrio.
    Atracara la diosa con su mensaje
    Dejara lo que trae y volverá a hacer su ciclo.

    Gracias Julio.

    ResponderEliminar