lunes, 24 de noviembre de 2008

APUNTES


APUNTES

el sol culmina en el cielo su bagaje corto y postrero, se diluye en el horizonte, entre cordilleras y montes y un mar de verde olivo.
Cúmulos de gris plomizo y nubes aborregadas de algodón, se tiñen de cobrizos.
El ciclope sangra en su huida atardecida enmarañando las tinieblas.

Lomas preñadas de redonda aceituna, maduran en su letargo,
al jugo graso y amargo que cosecha esta fronteriza tierra, andaluza y manchega.
El pinar se encuentra alto a lomos de las serranías que pincelan el horizonte, pacientes sus líneas picudas se ondulan en lomas blancas y rojas sembradas de sementera y perenne olivo.

En su riberas serpentea un naciente rio, el Guadalquivir que hace a Córdoba sultana y a Sevilla engalana con su azahar de naranjo, revolotea a manoletina y castañuela bojo los puentes de Triana, en el Coto de Doñana reza y en Sanlúcar la marinera, la mar le espera.

La tierra huela a mojada envuelta en un perfume que exhala, cuando se sacia y se calma la sed que agrieta la tierra.

Las plegarias del campesino fueron satisfechas, y en las iglesias de la loma centellean las luminarias que pusieron a nuestro Padre Jesús, llamado el de las aguas.
En las riveras del valle, el arco iris colorea en su grandeza, el pacto con Dios se consolida.

Después de una noche lluviosa, como siempre y desde siglos las torres de las iglesias, apuntan desafiantes el espacio, coronando con sus cruces y para rayos los perfiles que la ciudad dibuja en el éter.

Los badajos de la muy noble y muy leal ciudad renacentista, resuenan en alguna campana vieja llamando a los fieles a misa nueva.

La ciudad amurallada, madrugadora se despierta.
Y el sol medio embozado tras de unas nubes plateadas hace guiños a los tejados arabescos.
El aire es helado, cortante y húmedo en estas mañanitas de Diciembre, trae en sus ondas efluvios de humo, que se hilvanan al cielo dibujando en su enredo filamentos blanquecinos.
son de las hogueras que calientan a los jornaleros poco antes de la recolección de la aceituna, el suelo esta escarchado y es la hora de un tentempié para atesorar fuerzas.

A la calma de la incipiente mañana, se agrega el piar de los gorriones que alborotan en los tejados. Las palomas de las torres vuelan en bandadas hacia los campos cercanos para buscarse el sustento, hay otras que huelgan entre los parques y las fuentes a expensas de la generosidad del ciudadano.

Un gato al otro lado de la calle se acicala en la cornisa de un tejado mientras un perro le ladra, y este indiferente le mira desafiante sabiendo que no pasara nada.

Un murmullo a motores navega la ciudad, la gente corre al trabajo, dejan los niños en las escuelas y en la urbe mañanera, hay un tufillo a café y tostada.

En el reloj de la torre, dan las nueve, las trémulas campanadas en el espacio se disuelven.
Y en la plaza mayor del pueblo, hay un trasiego pintoresco y casi carnavalesco, los emigrantes de color junto con los árabes y los antiguos ciudadanos soviéticos se mesclan, con los papas Noel los transeúntes y los abetos, los puestos de castañas,
los jugueteros ambulantes y algún que otro puesto de turrones, todos pisando las alfombras rojas que en estos días navideños pusieron los comerciantes.

Úbeda ciudad mercantil, y de la UNESCO,
Por tus callejas de piedra también rueda la melodía el arte y el verso, de los labios de Sabina, y el puño Antonio Muñoz Molina, o al capote del Carnicerito, la gubia de Palma Burgos,
La arquitectura de Vandelvira, o la sepultura de San Juan de la Cruz,
Solo y a vuelapluma dejando mil nombres en el tintero,
Pues solo de este escrito espero, que sea uno de mis apuntes.

1 comentario:

  1. Qué hermoso poeta, casi te puedo pintar el más bello cuadro de tu tierra, es como salir a caminar por tu pueblo y ver como todos están en sus tareas, los comerciantes tratando que sus adornos de navidad sean adquiridos, los campos verdes poblados de olivos y lustrosos… todo tan pintoresco que me parece conocido, melodía, arte, realmente sensacional este apunte.


    Besos

    ResponderEliminar