miércoles, 29 de octubre de 2008

SERVILLETAS DE PAPEL


Servilletas de papel

Fluyes cotidianamente
entre la algarabía del lienzo
a un matutino despertar.

Después la selección en el armario
la indecisión en el adorno
y el ok frente al espejo
y corres a la mesa de un despacho.

En los bolsillo de la ropa
o a tu pecho bien atado
van los sueños de papel
que enhebraste con tus manos.

Ocurrencias del reposo
que nacieron del trasiego de la mente,
mientras el sabor intenso del café
inundaba tus labios romos.

De plumier el sentimiento
y de tinta tú lamento
o la guisa de tus sueños.

Servilletas de papel
ambiciono hoy tu porte
tu textura y tu soporte
se engalanaron de fragancia.

Emborronándose de miel
de tragedia o esperanza
o cantando por alegrías
alguna cosa de la tierra.

Te embriago la mano amiga
de una musa marismeña
se poso en tu blancura,
Imprimiendo su talento.

Y hoy ya no eres desecho,
del momento
higiénica servilleta.

Eres más que la dulce violeta,
te posee la rima y el verso
y te hiciste un poema.

Que a la zaga de los vientos
escribieron en tu porte
con el alma de un poeta.

Ya no eres servilleta
eres la partitura y el sentir
de un bello poema.

2 comentarios:

  1. ¡Qué bonito¡¡¡

    así es.
    besos.

    ResponderEliminar
  2. A veces, una simple servilleta de papel es la receptora de la sangre en tinta de nuestros versos. Cualquier lugar es bueno para depositarlos y así no se pierdan, a veces, hasta nos sirve la palma de la mano, el caso es escribir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar