domingo, 26 de octubre de 2008

A TU TIERRA ALESSANDRINI


Noche larga de medianoche

Hay un alma de corazón poeta
que todo lo que acontece anota,
el viento encumbra misterio
y afiebra a los labios romos.

Aborregado el cielo
cerca de Santa Rosa
María abre su ventana,
y la noche pampera brota.

Y en sus llanuras de porcelana
La luna cómplice se viste anaranjada
Y guiña un ojo a la dama,
Y a un gaucho que enamorado canta.

Hogueras que doran carne a la brasa,
vihuelas que se desmembraban
a toque de tango y cencerro,
a coro de vaca mugiendo a su becerro.

Mientras la pava matea
la yerba que calienta a los huesos,
la yegua relincha paciendo,
y el ganado se arredila ante el sueño.

Y en las chispas de la candela
relucen como luceros
los cuchillos fieros
que afloran de los cintos de cuero.

La noche se yerga de ábaco
luciendo feliz en el cielo,
de humo candela y tabaco
de mate que a sorbos bebiendo.

Postrados en las sillas de montar
y recogidos los lazos y los estribos
los ponchos abrigan la noche
y el aire redondo se abreza.

La luz culebrea
entre la llama encendida
el mirar de la luna
y el tintinear de las estrellas.

La jornada se haya consumida
y ahora queda,
el asado de la lumbre
el vinillo y la candela.

Recordar viejas historias
comentar lo acontecido
y soñar con mil amores
en esta noche larga de medianoche.

2 comentarios:

  1. Recordar viejas historias
    Es soñar con lo vivido
    Es estar en cada brote encendido.
    De aquel pasado ya ido.

    Julio; encantadísima por este bello poema campestre tan bien redactado y con conocimiento del mismo, un placer leerlo.

    Muchas Gracias

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Así es mi tierra como bien la reflejas en tus hermosos versos, quiero hacerte saber que me maravillo leerlo.

    Gracias
    Besos

    ResponderEliminar