sábado, 22 de noviembre de 2008

Al alba te espero




Al alba te espero,
que desgranar yo quiero,
el perfume de tu boca.

Unir en eterno beso,
las aguas del cielo,
con el verde del monte.

Para que en ese horizonte,
verdee la hiedra fresca,
en la piedra ceniza.

Voy sin manos y sin cuerpo,
solo te traigo el acento,
de esta palabra escrita.

Que las manos que suscitan,
están unidas a un cuerpo,
y no pueden viajar con el viento.

Pero si los suspiros y el pensamiento,
y las moléculas de mi amor
que tienen al alba una cita.

No me pongas falta mi amor,
que estoy lleno de dolor,
por no ser sutil y etéreo.

Como el brillo de tus ojos,
la pérgola del aura,
o el olor a hierba buena.

Esta noche como siempre,
cuando el ardor del sueño te venza
te visitare en tu morada.

Y así tu alma narcotizada
levitara enamorada
esperando ilusionada.

La visita de mi alma
que se enredara con la tuya
y se amaran en el sueño.

Antes de que tu cuerpo despierte
se despedirán con un beso
sellando un pacto de silencio.

2 comentarios:

  1. El amanecer siempre me renueva las esperanzas.

    Al silencio, mejor ponerle música y sino, versos como estos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El silencio crece entre versos del alma que se agota de esperas, bello poema.

    Besos

    ResponderEliminar