martes, 27 de enero de 2009

Reflejos


Reflejos

Citrina golosea la mirada
que se posa enredada
en lo fatuo del estero.

El reflejo de un lucero
que bracea ondulante
en las aguas de cristal.

Son sus ondas mitigantes
excipiente del eneldo
anisando en sus labios al recuerdo.

De ese hombre de tinta y acero
que se oxida a la luz del lucero
y no supo ser branquias de mar.

3 comentarios:

  1. Qué profundo poema, bello trabajo Julio.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pero seguro que puede ser, de querer, lucero adorador d ela luna.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué bello!! Realmente preciosa entrada en tu mundo, ésta mi entrada, mi primer paso aquí... Lo iré recorriendo en sus rincones.
    Gracias por tu visita a mi Pampa. Tengo un correo:
    pampacarmesi@gmail.com.

    Abrazos pampeanos.

    ResponderEliminar