miércoles, 14 de enero de 2009

HERA


Hera
Cándida la boca
ansiosa de romance
se erotiza febril
en los brazos de un amante.

Arcos nebulosos
hechiceros pasionales
creadores de mundos y cielos.

Anillos seductores
que aman sin querer queriendo
con la cautela de los celos.

Lengua intemperante
te enroscas al deseo
bebiendo en el cáliz de los besos.

Labios que embadurnan
la cavidad del adentro
abriendo un sendero
sensual y tierno.

Manos que avasallan
la sordidez y el vértigo
pincelando con caricias
la estructura de tu lienzo.

Piel de durazno
metáfora y verbo
que viste en armonías
el ánfora de tu cuerpo.

Muslos de blanquecina cera
al final de tus bordes
arden hogueras y sementeras
de sensaciones y teas.

Monte de Venus
escorpión y hereje
el pudor de tu cuerpo
a ti no te merece.

Caderas
de cayena y pimentara,
glúteos esculpidos por Miguel ángel
aderezan tu femenina esencia .

Zalamero se embriaga el aire
al almizcle de tus pechos
rosas de botón de nácar
son los pezones de tus senos.

Y de tu cabellera, ni lo cuento,
electriza el aire y al sentimiento
dorada como la cerveza.

trigales que maduran al sol,
espitas de luz divina
radiantes para un te quiero.

La voz cálida,
de sonoro acento
que modula el aire
en una sinfonía
o en un tormento.

Y en el mar y en paisaje
quedo el iris de sus ojos
que me los recuerdan
las hojas de los olivares.

1 comentario:

  1. Hermosísimo… que lenguaje subyugante, un encanto.

    Besos

    ResponderEliminar