domingo, 15 de febrero de 2009

Infundió


Infundió



Mordaz la luz se empecina en el abstracto
ahoga en mí, las sombras de lo absurdo
chispeándose fugaz, sube al patíbulo
iracunda y sórdida Incinera su decidió.


Calidoscopio azul acrisolado
espejo irreal de vanidades
atesoras fantasías fantasmales
ilusiones del ojo en el cerebro.


Como el amor latente que siente,
el caballito del diablo que inconsciente
se cree la blanca mariposa.


Y roto el discernimiento es mantis religiosa
palo verde camuflado, en el jardín junto a la rosa
solo pienso en ti, macrófago caníbal amatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario