domingo, 2 de agosto de 2009

Mágica presencia


Mágica presencia

Boga en el madrigal del alma
una trasparencia cristalina,
refrescante de verde trigo
que en los iris se plasma
gelatinosa, vivaz y cantarina
amansa las dos lagunas de su cara.

Reposado en un otero
al esplendor del alba
diviso las mieses
y el dorado cereal me recuerda
el color de la cerveza
y a unos cabellos rubios
entre dos amapolas frescas,
labios de mujer
que fervorosamente aman.

Latifundios de sueños de cereza
que alguna vez sirvan de epicúreo
a unos arcos que subliman su belleza.

Sed que en mis labios se derrama
y a my alma hace añeja
el buque de su boca de frambuesa.

En el ánfora de su cuerpo
late un jilguero corazón apasionado,
enladrillado en las yagas del recuerdo.

En los valles de su pecho
dos montes de nata se alzan
coronados por las rosas de mis ansias.

Ágapes de rosada tersura
que engalanan de belleza
a una mujer femenina
de savia contextura.

Mana un agua limpia que sacia
de las fuentes de su alma,
agua de vida,
en un torrente cristalino y claro.

Beberé haciendo un cuenco con mis manos
de su vientre enaltecido y enamorado
antes que mi torpeza me desborde
y mis labios se agrieten
por la sed de su porte.

Así mi alma voladora
se llena de rubio y amapola
del verde trigo de sus ojos
y el blanco nácar de sus montes.

Aunque su corazón me trasporte
al viejo mundo de las pléyades
nimbas del mar y de sales
que se beben a sorbos la luna.

3 comentarios:

  1. Tus palabras bajan como un torrente de imágenes inundándolo todo, abrazando y desbordando las orillas de tus sentimientos, hacia lo bello, lo que amas, lo que quisieras sentir cerca de ti...enhorabuena desde azpeitia

    ResponderEliminar
  2. Letras colmadas de ese sentir que te hace único y bello, descuelga tus versos amorosos con la maestría de tus palabras, que vuelan para posarse sobre la fuente inspiradora de tu arte.

    Besitos

    ResponderEliminar