domingo, 29 de julio de 2007

CARTAS ROBADAS; GAVIOTA

CARTAS ROBADAS; GAVIOTA


En la transparencia de mi cielo oscuro,
Agazapado en el sigilo de la noche,
Un susurro armonioso recorre mi mente,
Candente tu nombre,
Navega entre las arrugas de mi frente,
Si filtra en mi pensamiento,
Y se visualiza en la retina
de la imaginación y el anhelo.
Te veo y te deseo,
Compañera de azares,
Navegante de las sombras de mi noche,
El fulgor de tu fuego me acompaña,
La melodiosa armonía de tu alma,
Me canta canciones de sirenas,
Que embriagan golpe a golpe,
Los latidos de este viejo corazón,
Cuando leo las pinceladas que trazas,
De tu ser sensitivo,
Que esbozas magistralmente.
Retratas y perfilas la ansiedad de tu espíritu.
Y esa marejada de letras y emociones,
Me embauca, me empapa, me riega y alimenta,
Necesidad del hambriento,
De comer del pan que le alimenta.
Comparto con tigo,
El espíritu emocional del sentimiento,
Y navego en el mismo mar,
De las emociones y el sufrimiento
Con la misma vela y el mismo viento.
Esa brisa marina que nace de tu espíritu,
Ese viento fugitivo que cauteriza mi alma,
Te siente en lo más profundo de tu esencia.
Me aleo a tu pensamiento a tu creencia,
A la fuerza de tu espíritu,
Al movimiento de tu cabeza,
A tus ojos, a tu boca, a tu mirada,
Y hasta el reboloteo de tu falda.
Dejándote libre,
En tu vuelo sibilino,
Tu magistral gavieta,
Discípulo de Juan
¿Quién pudiera volar con tigo?
Ser el aire que te sostiene,
O esa pluma timonera,
Que traza el rumbo de tu mar infinito.
Quien fuera la luna para verte.
El sol para calentarte,
El mar para poseerte,
Una ola para besarte.
En la transparencia de mi cielo oscuro,
Agazapado en el sigilo de la noche,
Un susurro, me grita tu nombre.

GAVIOTA.




1 comentario: