jueves, 8 de mayo de 2008

SE FUE MI AMIGO


HOLA PACO


Registros que mi alma escondía en la noche,
Sombras marginales sin luz y sin calor,
Amigos entrañables con el cráneo partido,
Danzas de muerte de frío y de temor.

Cucharas encendidas con fuegos celestiales,
Carreteras heladas de pinos y olivares,
Agujas de insulina, proyectiles diabólicos.
Huellas de frenadas, accidentes mortales.

Cuerpo yaciente en la soledad de la noche,
Lágrimas de ausencias que ruedan a la muerte,
Tiempos detenidos a la amistad y el encuentro,
Hermandades que se funden en el eterno cielo.

Semillas que brotan en los corazones rotos,
Espigas doradas de pan y de alimento,
Levaduras germinales de ánimo y aliento,
Amistades celestiales de guías y mensajeros.

Recuerdos en el alma de una noche de invierno,
Mientras el cielo plomizo lloraba, el encuentro,
Su cuerpo ausente tendido en el suelo,
Su alma volaba majestuosa al cielo.

1 comentario:

  1. Querido Sinuhe, es triste leer sobre la pena de la despedida de un amigo, pero la vida es despedirnos a diario de algo o alguien.
    Cuando un amigo se va nos queda un huequito en el corazón que el tiempo ayudará a cicatrizar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar