viernes, 25 de septiembre de 2009

Un atardecer en otoño


Un atardecer en otoño

La tarde bosteza
al declive de la luz iracunda
que oxigenada de pereza
se oxida moribunda
tiñendo las texturas del éter.

Se fila menta
en los estratos de las nubes
pincelando de anaranjado
su algodón vaporoso
incendiándolo de pasteles.

Sangran los violetas mortecinos
amortajando a un sol,
quebrado, vencido y penitente
consumiéndose en el horizonte.

En los pétalos de las flores
el rubí hipnotizan sus colores,
y el agua cantarina
se cobriza de purpurinas
en los meandros.

Son testigos las espiguillas de las cañas
que al contraluz del poniente
se flagelan de carmín en el espacio,
queriendo relatar con sus encarnados penachos
la victoria de las sombras en el ocaso.

En el envés de las hojas de los álamos
ya se ven las cicatrices del otoño,
palidece la clorofila en lánguidas fibras de oro
que el aire mece.
Queriendo pretender fibrilar a este sol
que aun agónico necesita para sus retoños.

Cae la tarde tibia fulminada
por este otoño renaciente,
cae el beso de mis labios
a otros labios inocentes,
cae el peso de mis manos
sin el yugo de tus manos,
se quedaron ya vacías
y yertas de caricias,
como este sol que se nos muere,
cae mi risa deshollinándose
en los ecos de un poema.

Y mis versos se encallecen con sarmientos
con suspiros y sentimientos
de un alma que se hace añeja.

My vino tiene llagas de madera
de la vieja barrica de roble donde mora,
necesita un vino joven, afrutado y verde
que espirite a las esencias de lo noble.

Pero allí a lo lejos…nada se detiene,
en lo alto, la luna majestuosa
se va vistiendo de traje largo.

Ya sus hermanas centellean el cielo
y solo falta el pandero
que redondo como un queso,
en el agua se recrea
mirándose los reflejos
y embriagando a la marea.

El mar como siempre,
sucumbe al influjo del lucero,
pero la luna se ocupa solo
de irradiar en el cielo de los mortales.

1 comentario:

  1. Que hermosa descripción otoñal haces amigo mío, me ha dejado en la boca un sabor suave y en mis pupilas los colores se plasmaron intensos de vida, de todas las estaciones del año otoño es mi preferida, tus letras lo indican como un bello cuadro que atesora tu corazón.

    Buen fin de semana julio.

    Besos

    ResponderEliminar