miércoles, 22 de agosto de 2007

Torrentes de un alma en celo


Torrentes de un alma en celo

Trascurre esta noche melosa de agosto
impregnada de cariños rondados,
es la liturgia de un amor deseado
que al mismo tiempo requema y araña
con un afán que devora las entrañas.

En estas horas de paz relativa,
los sentidos se hacen caníbal,
la oscuridad se ciñe a la noche
mientras su ser dormita
buscando luz en las sombras
se debate en un halo de iris y formas.

Su cuerpo durmiente
se abrazada a su mundo,
en postura fetal,
exprimiendo el sueño a su alma,
quizás en sus sigilos,
experimente los anhelos,
seguro que el amor
la cubre y la guarda.

Las ondas que irradia mi alma
se ahogan en mi celo,
¡estar junto a ella,
minar todo su cuerpo,
sentir sus caricias,
complacer sus deseos,
sentir su mirada profunda
como deshabilita mi cuerpo
y en el aire se mezclan
sentimiento con sentimiento!.

Con ella mi ser se libera
y se une a su presencia
en plena libertad
susurrando te quiero.

Sus alas son libres
de ir donde quiera,
si lo hace a mi lado
será en libertad plena,
pues no soy carcelero
de un alma tan bella,
Que vueles princesa,
Tus alas excelsas te hacen ligera
planea primorosa
como la mariposa,
sintiendo el aroma de la rosa.

Amor de mañana y tarde,
amor de noctámbulas horas,
de mi despertar ladino,
del crepúsculo atardecido,
de mi dolor y mi sombra,
amor de todas las horas
que elucubran mis sentidos.

Pasión y celo
por no ser el heraldo de tu anhelo,
pensamiento que me ata a cada gesto
y comprime en cierto modo
mi caminar postrero
te diría tantas cosas que yo siento.

Naufragar en la visión de tu mirada,
reflejarme en tus iris de esperanza,
y cautivar el corazón que yo quiero
navegar por tu piel y por tu pelo
escalar por tus montañas amorosa
y perderme por las redondeces de tu cuerpo
unir con tigo los fluidos,
los lamentos, los suspiros,
y la esencia de tu ser.

Y amasarlo todo ello
con el calor de nuestros cuerpos
y en el horno del alma cocerlo
para que sea tierno, grato, amable, sublime.

Seria incapaz del minúsculo daño
te quiero mas que a mi propio corazón,
te tomaría en mis manos
y no creería que te tengo
sentiría que eres un sutil sueño de caramelo,
dichosa dama de mi ilusión.

Es tal el aprecio que te tengo,
que vivo sin vivir si quiera,
eres la luz de mi existencia
la luciérnaga de mi querer
te deseo en cada instante.

Y nunca más que ahora
estoy tan cerca de ti,
respiro y huelo tu aire,
me callo y siento tu latido,
y si abro la ventana
la noche en su maraña
me trae el perfume de ti,
oigo el eco de tu sonrisa,
y si me toco el pelo
siento tu dorada melena.

Vagabundean mis caricias
por la veredas de tu cuerpo
sintiendo las nervaduras de tu adentro,

Moléculas de furor y fuego
que se convierten en copos
de amor y sosiego,
flores malvas que el alma araña
en esta noche de agosto melosa,
cuando tú duermes
y escupe de sangre este verso.

1 comentario:

  1. Un corazón hecho palabras, hecho ideas, sumamente ardientes, envueltas en pasión, en locura, en deseo y en sentimiento puro.

    Tu poesía trasciende lo meramente poético y se hacevida.

    Un beso.

    ResponderEliminar