martes, 22 de enero de 2008

SONÓ EL TELÉFONO


Sonó el teléfono


Languidece en mi sueño
La ausencia de tu voz,
Y briosa la mañana
Me trae un sonido radiante,
De dos labios parlantes
Con el tono de tu boca.

El sol calienta con más fuerza,
El corazón en un momento se desboca
Y la tarde sin quererlo,
Parece de primavera,
La noche se aterciopela,
Con el titilar de dos luceros,
Que hoy brillan más cerca.

Será el encuentro
De tu boca con mi oído,
De mis labios con tu escucha
Aunque las palabras casi mudas,
En el corazón se atropellan.

Quiero decirte amiga,
Enterrada el hacha de guerra,
Que te quiero como ágape,
Como luz y como estrella,
Como mujer valiente,
Valerosa amazona
De los sentires del alma.

Azahar en tu trotar
Por los caminos del viento,
Intrépido a tu montura
Te sigo en tu cabalgadura
Por los torbellinos del aire.

1 comentario:

  1. Por los torbellinos del aire llega la voz que anhelabas.

    Muy bonito
    Un abrazo

    http://poemasdeshanna.blogia.com

    ResponderEliminar