miércoles, 16 de enero de 2008

DE LA ROSA DESPEGO LA MARIPOSA


De la rosa, despego la mariposa

Lacónicos son los suspiros que derrumba el aire,
Emociones de un alma dolosa de seda,
Que anida ondas que atan y amarran,
Secuencias fieras,
Que amartillan el ritmo cardiaco,
De este motor de rubí topacio.

La fragancia corre por las venas
Y el sentido del anhelo,
Se aprieta al deseo,
Y la boca declama
Queriendo seducir con palabras
Los sentimientos del alma,
Acogiéndose a la luz de la esencia.

Fulgura por los senderos errantes
Abrazando la palidez de tus senos,
Sintiendo gemidos y las ansias,
D el embriague de tu cuerpo.

Centella y cálida aurora
Elixir de párvula boca
Candente y virtual señora,
Pálida luna,
Que abrasa con los ojos la forma
Y hace candiles verdes,
Irradiando moruna
Anises de menta.

De albahaca y yerba buena
De mistura de alhelí con canela
Son las entrañas de tu alma,
Que mi alma devorar quisiera.

A tu vientre de nácar,
Ondulante entre el sudor de las sabanas,
Al istmo de la abertura de tu piernas
Y a la pelvis que resiste
El empuje de mi cadera.

Boca que labra a otra boca,
Boca que vibra,
Boca que besa,
Boca de labios ardientes
En el espacio infinito
Con una sola y única palabra
Amor en su seno.

Sentimientos que alazán
Al ser de los amantes.
Solidificando en su hondura
Lo singularmente hetero,
Pero siendo cada cual
Pilar independiente,
Indisoluble el vínculo del amor
De la raíz hasta el vértice.

La conjunción de un mismo vuelo
Por los senderos de la comprensión,
La amistad y el respeto.

Compañera de dulces alas
Te espero al alba de este viaje,
Que quiero descubrir contigo
Como se hace el camino,
Como se baten tus alas
Sin alforjas de viaje,
Disfrutando del paisaje,
Y extremando plumaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario