viernes, 9 de mayo de 2008

MUSA


Musa

Eres la frisa marina
Y una cautivadora ola,
El viento que amarra las hojas
Danzando preludios de otoño.

Eres la onda de un verso
Y en mi ser su frecuencia,
La cadencia del poema
En mi sentimiento.

Eres mi amor disipado
Un suspiro en mis sombras,
La lagrima furtiva que arrasa
Y a mi corazón asola.

Eres amor misterioso,
Doncella del aire,
Jinete que atavía mi impulso creativo,
La nota melosa, que afirma mi ritmo.

Eres un atardecer amargo,
El perfume de una rosa,
La tirada de unos dados,
Y una mirada jocosa.

Eres terciopelo ajado,
Y una seda misteriosa,
El laberinto del fauno,
Esperanza y el brillo en la prosa.

Eres tierra que de amor abraso,
Con un corazón de roca,
Eres cálida bucólica,
Gentil mariposa hermosa.

Eres alelí y fragancia
Que embelesa mi boca rota
Aguijón de alacrán
Papelina y ponzoña.

Dosis adictiva de poeta,
Zalamera miel jugosa
Trigo de mi pan,
Embustera y peligrosa.

Eres la caustica que me doma
Que unas veces me musitas al oído
Y otras veces me devoras,
Y digieres mi intestino.

Eres mi luctuosa fantasía,
El alma que atrapa luceros,
El cancerbero rabioso de mi cordura,
El aura que viste de rosa.

Mi musa, cuanto te quiero,
Por tu cuerpo de céfiro,
Cuando te desnudas del velo,
Y dejas que te posea.

Cohabitando en verso
Y sufriendo el sentimiento
De tu alma etérea,
Navegando en un poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario