sábado, 3 de octubre de 2009

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES


MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

Hay quien dice, mucho ruido y pocas nueces,
publicidad engañosa y un poco jocosa,
mercadería de lo divino, para andar bien el camino,
sin esperanza menesterosa, en este mundo ingrato y ladino.

¿Dónde estará Dios, porque no resuelve, las injusticias sociales?

Y yo os digo: hombres de poca fe; sois como los cantos del rio, piedras mojadas por fuera y secas de duro granito por dentro.

Sois como Tomas queréis meter los dedos en las llagas y llenaros las uñas de sangre,
Quizás así o quizás tampoco, se esponjara vuestro corazón ingrato al entendimiento.

Queréis la evidencia palpable, ser protagonista de un milagro.

Y yo os digo: os parece poco milagro vuestra propia existencia, o quizás penséis que sois el fruto de una casualidad cuántica, si vais por una playa y os encontráis una gema en envuelta en la arena, quizás penséis en la buena suerte o la buena estrella.

Si yo os dijera que sois más que esa joya, y no en una playa si no en la inmensidad del cosmos, quizás se pueda entender el milagro,
Cada uno de nosotros somos un milagro, señores de nuestra propia existencia.

El mundo no es más venturoso que antes, siempre anduvo igual con la hipocresía del hombre, tuvieron que venir grandes cataclismos para que el hombre se acercara a Dios.

La historia es la memoria y siempre se repite; hay quien piensa que somos fruto de la casualidad, en este universo desbocado, con millones de millones de galaxias, y trillones de trillones de soles.

Yo no digo que Dios fuera el crucificado, o aquel que Mahoma dijo ser su profeta, o el caprichoso que escogió a un pueblo ignorando al resto.

O ese ídolo de barro, o la luna o el sol, o lo que cualquiera pueda imaginar, tampoco predigo que todos los caminos conducen a Roma, o que el Cristo murió como un autentico judío, y eso del cristianismo es un invento de Pablo, el apóstol de los gentiles y una manipulación de los doctores de la iglesia.

De hecho Dios está en nuestros genes, es un producto evolutivo desde que el hombre alzo el primer palo, y tenía una necesidad espiritual, de ahí el enterrar a los muertos, de agruparse en clanes siempre reconociendo a un jefe y a un brujo o hombre medicina que conecta con los espíritus, esto se hace desde la primigenia raíz de las más lejanas culturas y de todas las razas de la tierra, y en todos los tiempos.

Dios es omnipotente, omnipresente, omnisciente, inconmensurable, creador del universo, ¡Si el universo, trillones de trillones de galaxias en expansión constante.

El hombre; el ingrato antepasado de antaño, no se le ocurrió otra cosa, que hacer a uno de los suyos dios, tomando el ejemplo faraónico, sería así un poco de sentirse en la misma naturaleza de lo divino.
Bueno no llegamos a tanto, pero nos hizo a todos hermanos e hijos, yo diría más bien que nos hizo primos pero de (primos).

Yo no creo tal cosa; pero sé, que desde los origenes del hombre el siempre ha tenido un halo gaseoso, que nos diferencia de los animales, la espiritualidad el pensamiento y el lenguaje con el raciocinio.

Y siempre comprendió al contemplar la noche, que no estaba solo, que había algo en los cielos, mas grande que el mismo, y que todo lo que le rodeaba y contemplaba.

Y a ese alguien, esa fuerza, o esa cosa, que sentía dentro de él le llamo Dios.

Le temió, le respeto, y le adoro, no se sintió solo en el universo, y al contemplar su obra, se dijo que eso era para algo, y ese algo habito en su alma, y empezó a caminar.

Un gran defecto de nuestro tiempo, es humanizar a Dios quizás porque lo hiciesen hombre, y le hablamos de tu a tu, y le pedimos respuestas, pero esas respuestas tienen que caber en nuestra limitada cabeza, tienen que llenar nuestra capacidad intelectual, y nuestra comprensión de humano, nos equiparamos como él, lo tratamos casi como un colega, y le echamos en cara,
Nuestras limitaciones, nuestra soberbia, nuestra injusticia, nuestra valoración por las cosas, estando en lo más profundo de las cavernas, queremos entender porque se mueven las estrellas.

Solo hay que mirar al firmamento, en una noche oscura,
Sin la contaminación lumínica, y mirar su obra, veremos un pequeño fragmento de la vía láctea, nuestra galaxia.

La tierra seria ni un grano de arena en el desierto, y nosotros, casi nada. Pero todavía negamos la evidencia,
y pensamos que las desgracias humanas es el resultado de la incoherencia que creemos sentir de este ser superior, porque no nos cabe en la cabeza y preguntamos.

¿Qué hace El por nosotros?
Y yo os pregunto:
¿Qué hacéis vosotros por vosotros mismos?

Sabéis quien sois, a donde vais, o solo es la efervescencia de las neuronas alagando al ego,
Yo y mis circunstancias, yo imperando sobre todas mis cosas.

Mira dentro, y aprende de las metamorfosis como el camello, se convierte en leo, y el león se hace niño.

Después vinieron los iluminados, los titiriteros de feria, los filósofos, los profetas, los faraones que me suenan a algo de hombres y dioses, buena idea para gobernar un imperio.

Los aprovechados los ilusionistas, los déspotas, los emperadores de toda clase de imperios, los dogmaticos, los idealistas, los santos , los brujos, los soñadores, los dictadores, los extremistas, Los embaucadores, los acérrimos, los ortodoxos, los beatos, los curas, los papas, los políticos y el anuncio de la coca cola, pero eso ya es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario